De la sugerencia a la molestia

Una sugerencia siempre es agradable. Denota que alguien se interesa por tí y te conoce lo suficiente como para pensar que lo que te ofrece te satisfará. Pero una sugerencia puede convertirse rápidamente en una molestia si no se ajusta a tus necesidades y, además, se te ofrece con demasiada insistencia.

Es entonces cuando te preguntas… ¿realmente me conoces? y, lo que puede ser peor, ¿por qué insistes (tanto)?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s